Yin yoga

La práctica de Yin Yoga es tan bonita como sutil y poderosa al mismo tiempo.

Es una disciplina de Yoga que trabaja los niveles más profundos del cuerpo, el corazón y la mente. Regenera especialmente el tejido conectivo del cuerpo, actúa sobre toda la fascia mejorando su calidad e incrementando notablemente su flexibilidad y además relaja el sistema nervioso central actúando directamente sobre el sistema nervioso parasimpático. Su objetivo es trabajar de un modo en el que se solicitan en profundidad los tejidos conectivos, las articulaciones e incluso los huesos, para eliminar las tensiones acumuladas, despejar la mente y reequilibrar el flujo de energía (prana/chi) por todo el cuerpo, actuando sobre 12 meridianos principales.

Se caracteriza por ser un Yoga muy suave (aunque no por ello es siempre menos intenso), donde se mantienen las posturas entre 3 y 5 minutos y donde se trabajan todas las partes del cuerpo de una forma muy consciente. Además, el Pranayama, o el control de nuestra respiración, juega un papel fundamental. El Yin Yoga ayuda a liberar estrés, relajarse de pies a cabeza, mejorar la salud de nuestras articulaciones y conocer nuestro cuerpo más y mejor. Es un complemento ideal si practicas otro tipo de yoga más dinámico y exigente (Yang), pero sin olvidar que es un método de Yoga perfecto para todo el mundo, tengan experiencia o no y sea cual sea su condición física.

Otros estilos de yoga