Irene

Profesora certificada de Hatha, Vinyasa Yoga y Yin Yoga (RYT250) Formada en Yoga Prenatal y Masaje Tailandés y en continua formación con profesores de renombre como Amanda Dee, Rian Bodner, Meghan Currie, Matthew Clark o Leigh Evans. Es, junto a Laura, co directora del Centro.

Dicen que son muy diversas las razones por las que cada persona se acerca al Yoga y que no tiene por qué cambiar tu vida, pero a mí el Yoga sí me la cambió , le dio la vuelta a mi mundo y creo que puede dársela al de todo aquel que lo practica con pasión, atención y escucha.

Me acerqué al Yoga en un momento de búsqueda personal y gracias a mi tía, pionera en impartir Yoga en la Región, me fue fácil introducirme en esta increíble disciplina que, poco a poco, me fue atrapando.

Fue hace más de 12 años cuando asistí por primera vez a una clase de Yoga, aunque por aquel entonces no me imaginaba todo lo que estaba por llegar.

Poco a poco, fui profundizando más en este mundo hasta que el Yoga se fue haciendo un hueco cada vez mas grande, convirtiéndose en mi forma de vivir, de interactuar, en mi rutina, mi medicina y mi profesión. Ser profesora de yoga es lo mas increíble que me ha sucedido nunca y cada día que tengo la oportunidad de serlo, me siento la persona mas afortunada del mundo. Ahora dirijo junto a Laura (benditas casualidades) un precioso estudio en el corazón de mi ciudad, y todos esos sueños y proyectos que esbozaba en una libreta se plasmaron en Samsara, de la forma más bonita que podía haber imaginado.

Me formé oficialmente con Amanda Dee, quien mejor podía satisfacer mi inquietud por un yoga muy específico basado en alineación, anatomía y biomecánica, a la par que exigente a nivel físico y que ha supuesto las bases de un aprendizaje constante y de mi forma de enseñarlo y transmitirlo.

Mi práctica diaria es la fuente de la que surge mi exploración personal del Yoga, y en cada una de mis clases transmito lo que representa para mí, lo que vivo, lo que siento y lo que practico, como no podía ser de otra manera. Busco acompañar a mis alumnos en este camino tan único y especial, para que se descubran, se conozcan, se quieran, se respeten y se sientan como nunca. Cuando los observo practicar sintiéndose, fluyendo y los escucho respirar al unísono, me emociono como el primer día.

Soy una enamorada de la escalada, el alpinismo y todo lo que suponga un contacto directo con la naturaleza, y una apasionada de los viajes a cualquier lugar, del deporte, la cocina saludable, la lectura, el aprendizaje integral y los lunes.